Detienen en Estados Unidos a Pedro Barrientos, ex militar prófugo por el crimen de Víctor Jara

El autor material del crimen del cantautor durante la dictadura fue detenido en Deltona a 50 años del crimen de Víctor Jara y más de 33 de su llegada a Estados Unidos.

10 de Octubre del 2023 · 21:14
Detienen en Estados Unidos a Pedro Barrientos, ex militar prófugo por el crimen de Víctor Jara
Agencias

Por Franco López

Con información de Sala de Prensa

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos ha confirmado la detención del exmilitar chileno Pedro Barrientos, quien es sindicado como el autor material de la tortura y el asesinato del cantautor chileno Víctor Jara durante los primeros días de la dictadura cívico-militar.

Según informaron las autoridades de migración estadounidenses, Barrientos fue detenido el pasado 5 de octubre en Deltona.

"El arresto de Barrientos es un testimonio de las sólidas alianzas policiales forjadas durante años de servicio con nuestros socios estatales, locales y federales", declaró el agente especial a cargo de HSI Tampa, John Condon.

"Barrientos ahora tendrá que responder a los cargos que enfrenta en Chile por su participación en torturas y ejecuciones extrajudiciales de ciudadanos chilenos", añadió.

Barrientos llegó a Estados Unidos meses después del fin de la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, en los primeros meses de 1990. Sin embargo, en julio pasado, la justicia de aquel país consideró que Barrientos obtuvo la ciudadanía de manera ilegal al haber participado en ejecuciones extrajudiciales y prestado falso testimonio, lo que invalida su nacionalidad.

Según la investigación judicial, Barrientos disparó a Víctor Jara en el Estadio Chile, hoy renombrado como Estadio Víctor Jara, los días posteriores al Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Los documentos judiciales revelan que el exmilitar llegó a Estados Unidos en julio de 1990, poco después de que regresara la democracia a Chile, y lo hizo con una visa de visitante. Siete años después, se casó con una ciudadana estadounidense, lo que también le otorgó la ciudadanía.

En todas las instancias judiciales, Barrientos ha negado su participación en el crimen de Jara.

Crimen de Víctor Jara

Igual que miles de adherentes y partidarios del Gobierno de Salvador Allende, Víctor Jara fue detenido en los días posteriores al golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Según consta en el expediente judicial ratificado por la Corte Suprema en agosto de 2023, Jara fue detenido el 12 de septiembre junto a otros trabajadores y estudiantes de la Universidad Técnica del Estado, donde ejercía sus labores como docente.

Posteriormente, fue trasladado al entonces Estadio Chile, hoy llamado Estadio Víctor Jara.

El fallo relata que el cantautor fue reconocido como una persona pública por los militares, y "en todo su cautiverio, sufrió constantes y violentos episodios de agresión física y verbal por parte de los oficiales de Ejército allí presentes."

“Respecto de Víctor Jara Martínez, las agresiones tuvieron como principal aliciente, la actividad artística, cultural y política del mismo, estrechamente vinculada al recién derrocado gobierno, quien fue sometido a idénticas torturas físicas, siendo los golpes más severos, aquellos que recibió en la región de su rostro y en sus manos, ambas víctimas fueron objeto de patadas, golpes de puño y golpes de culata con armas”, detalla el fallo judicial.

"(...) Víctor Lidio Jara Martínez y Littré Quiroga Carvajal, luego se les dio muerte a ambos, hecho que se produjo a consecuencia de, al menos, 44 y 23 impactos de bala, respectivamente, en todos los casos de calibre 9,23 milímetros, según se precisa en los correspondientes informes de autopsia y pericias balísticas, lo que corresponde al armamento de cargo que era utilizado por los oficiales del Ejército que se encontraban en dicho recinto", añade.

Por la muerte de Víctor Jara, además de Barrientos, la Corte Suprema condenó a siete exmiembros del Ejército por el secuestro y asesinato del cantautor. Seis de ellos fueron condenados a 25 años de prisión, y el séptimo exmilitar deberá cumplir ocho años de cárcel por ser encubridor del homicidio.

Lo último